AVISO


AVISO LA ENTREGA DEL SEGUNDO COMENTARIO CRÍTICO SERÁ LA SEMANA DEL 2 AL 6 DE NOVIEMBRE

viernes, 31 de mayo de 2013

ESQUEMA DE AUTORES Y OBRAS DE LA NOVELA Y EL CUENTO HISPANOAMERICANOS



LA NOVELA Y EL CUENTO HISPANOAMERICANOS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX. TENDENCIAS, AUTORES Y OBRAS PRINCIPALES


I)  LA NOVELA REGIONALISTA (1920-45)

1.1) Novela gauchesca

    Ricardo Güiraldes : 
   Don Segundo Sombra

1.2) Novela de la tierra

    Rómulo Gallegos :    
   Doña Bárbara

    José Eustasio Rivera :  
    La vorágine


1.3)      Novela indigenista

    Jorge Icaza  : 
    Huasipungo

    Ciro Alegría  :  
   El mundo es ancho y ajeno


1.4)      Novela de la revolución mexicana

    Mariano Azuela :  
   Los de abajo

    Martín Luis Guzmán : 
   El águila y la serpiente



            II) LA RENOVACIÓN NARRATIVA  (1945-60)  (el realismo mágico o lo real maravilloso)

1)  Miguel Ángel Asturias: 
    El señor presidente


          2) Alejo Carpentier  :  
              Los pasos perdidos
              El siglo de las luces
             La consagración de la  primavera                                                  

3) Juan Carlos Onetti : 
   El astillero

         4) José Lezama Lima :  
             Paradiso

         5) Augusto Roa Bastos : 
             Hijo de hombre

       6) Juan Rulfo:
           El llano en llamas
           Pedro Páramo


   III) LA NUEVA NOVELA HISPANOAMERICANA  (1960-70)  (el “boom” de la novela hispanoamericana)

           1) Ernesto Sábato: 
                El túnel
               Sobre héroes y tumbas

            2) Carlos Fuentes: 
                 La muerte de Artemio Cruz
  
             3) Julio Cortázar: 
                Rayuela
               La vuelta al día en ochenta mundos
                        
    4) Gabriel García Márquez :
       El coronel no tiene quien le  escriba                                                      
      Cien años de soledad
      El otoño del patriarca
      Crónica de una muerte anunciada                             
      El amor en los tiempos del cólera   
                                                                     
               5) Mario Vargas Llosa : 
                Los cachorros
                La ciudad y los perros
                Pantaleón y las visitadoras
                La guerra del fin del mundo
                La fiesta del Chivo



                                        

IV)          LOS NUEVOS NARRADORES DESDE LA DÉCADA DE LOS 70

1) Alfredo Bryce Echenique : 
   La vida exagerada de Martín  Romaña

           2)  Antonio Skármeta : 
               El cartero de Neruda

           3)   Manuel Puig : 
              Boquitas pintadas

           4) Isabel Allende :  
               La casa de los espíritus

             5)   Laura Esquivel : 
             Como agua para chocolate



        V) EL CUENTO HISPANOAMERICANO

         1)   Jorge Luis Borges: 
            Ficciones
           El Aleph
                                 

           2)   Julio Cortázar:  
               Bestiario
              Las armas secretas
              Historias de cronopios y famas


           3)   Augusto Monterroso : 
              La oveja negra y demás fábulas


           4)   Eduardo Galeano: 
              Memoria del fuego


                 





lunes, 27 de mayo de 2013

ESQUEMA-RESUMEN DE LA NOVELA Y EL CUENTO HISPANOAMERICANOS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX. TENDENCIAS, AUTORES Y OBRAS.

LA NOVELA Y EL CUENTO HISPANOAMERICANOS DE LA SEGUNDA MITAD DEL SIGLO XX. TENDENCIAS, AUTORES Y OBRAS PRINCIPALES


   Hay tres grandes períodos o tendencias:

        a) La novela regionalista. De orientación realista y que se prolonga de 1920 a 1945.

         b) El realismo mágico o lo real maravilloso. Supone una renovación narrativa y se prolonga de 1945 a 1960.

       c) El “boom” de la nueva narrativa. Se produce entre 1960 y 1970.


1. La novela regionalista  (1920-45)

   Los narradores hispanoamericanos intentan reaccionar frente al exotismo y cosmopolitismo modernista, y lo hacen centrándose en la originalidad de su propia tierra, en la peculiar realidad americana.

   Teniendo en cuenta los temas, podemos distinguir las siguientes corrientes:

1.1. Novela gauchesca.

           Trata de la vida de los gauchos en la Pampa argentina. La obra más destacada es Don Segundo Sombra del argentino  Ricardo Güiraldes.

1.2. Novela de la tierra.

                       Trata de la acción de la naturaleza sobre los hombres que la  habitan. En estas novelas se describe a una naturaleza  grandiosa e inexplorada a la que el hombre se enfrenta: la selva amazónica, las grandes cordilleras… Aparece la contraposición entre civilización y barbarie.

            Los autores más destacados son el venezolano Rómulo Gallegos con Doña Bárbara, y el colombiano José Eustasio Rivera con La vorágine.


1.3. Novela indigenista.

                        El tema central es la reivindicación de la cultura india (incas, quechuas...) y la denuncia de la explotación del indio o el mestizo por el blanco. Son novelas que tratan, por tanto, una temática social. Los autores más destacados son el ecuatoriano Jorge Icaza con la novela Huasipungo, y el peruano Ciro Alegría con su novela El mundo es ancho y ajeno.


1.4. Novela de la revolución mexicana.
           Trata de los hechos sociales y políticos ocurridos en México entre 1910 y 1920. Los autores más destacados son Mariano Azuela con su obra Los de abajo y Martín Luis Guzmán con El águila y  la serpiente.

2. La superación del realismo. El realismo mágico o lo real maravilloso  (1945-60)

                                 A partir de la década de los 40, los narradores van abandonando el regionalismo para crear una “nueva novela”, que tiene las siguientes características:

1)                                 Los nuevos escritores pierden interés por los escenarios geográficos rurales y de la naturaleza,  y los sustituyen por el paisaje urbano.

2)                                Los problemas del hombre contemporáneo, sus deseos y sentimientos se convierten en el tema principal de sus obras.

3)                                 Incorporan lo mágico, lo legendario y lo mítico, presentes en la realidad americana.

4)                                Asimilan los logros de las modernas técnicas narrativas europea y americana: monólogo interior, desorden cronológico, lenguaje brillante y barroco (cargado de imágenes sugerentes). Van a influir autores como F. Kafka, J. Joyce, W. Faulkner o H. Hesse.

                                  Lo real maravilloso o realismo mágico fue acuñado por Alejo Carpentier y seguido por Miguel Ángel Asturias, Julio Cortázar o Gabriel García Márquez.

Consiste en destacar los elementos mágicos y maravillosos presentes en la realidad. Ésta puede llegar a conocerse no sólo a través de la razón, sino por medio del subconsciente, el sueño o la alucinación. Esta forma de percepción de la realidad la descubren en mitos, leyendas y relatos orales de las culturas indígenas precolombinas. Es una manera de superar las formas heredadas de Europa y de reflejar la realidad hispanoamericana de una forma diferenciada.

                                  Los autores más destacados de esta corriente y que desarrollarán su obra a lo largo de la década de los 40 y los 50 son:

a) Miguel Ángel Asturias, guatemalteco. Premio Nobel en 1967. Su novela más conocida es El Señor Presidente, descripción de un dictador americano (que simboliza a todas las dictaduras), realizada con técnica surrealista y esperpéntica. Inaugurará el tema de la dictadura, que volverá una y otra vez a la literatura hispanoamericana.

b) Alejo Carpentier, cubano. Sus novelas se caracterizan por el estilo barroco y la complejidad de las estructuras narrativas. Sus obras más destacadas son Los pasos perdidos, sobre la oposición entre lo real maravilloso americano y el mundo racionalista occidental; El siglo de las luces, que cuenta la importación de la Revolución Francesa a las tierras del Caribe y el choque entre los mundos europeo y americano del s. XVIII; y La consagración de la primavera, sobre la revolución de Castro en Cuba.

c) Juan Carlos Onetti, uruguayo. Su obra más famosa es El astillero, donde el protagonista lucha inútilmente por sacar a flote un astillero en ruinas, con el fondo nostálgico de un paraíso perdido que fue la adolescencia. Todas las obras de Onetti relatan unas vidas mediocres y absurdas en un mundo cerrado y en decadencia.

d) José Lizama Lima, cubano. En su novela barroca Paradiso el autor reconstruye el mundo de la infancia utilizando una simbología mítico-religiosa.

e) Augusto Roa Bastos, paraguayo. Su novela, Hijo de hombre, de          inspiración indigenista, defiende la idea de que la liberación de un pueblo sólo se puede lograr a través de la lucha popular.

  f) Juan Rulfo, mexicano. Sólo con dos obras de no mucha extensión (unas    250 páginas en total) es uno de los narradores hispanoamericanos más destacados. Tiene un libro de cuentos, El llano en llamas, y una novela breve, Pedro Páramo. Esta obra está ambientada en un pueblo muerto habitado por  fantasmas, Comala, donde llegará Juan Preciado en busca de su padre muerto, Pedro Páramo. El autor mezcla perfectamente lo real y lo fantástico, así como demuestra una gran maestría en el uso de las técnicas narrativas.


3. La nueva narrativa (1960-1970)

                                  El llamado “boom” de la nueva narrativa hispanoamericana tiene su punto de partida en dos novelas publicadas en la década de los 60: La ciudad y los perros (1962), de Mario Vargas Llosa, y Cien años de soledad (1967), de Gabriel García Márquez.

                                  Con este lanzamiento editorial desde España se pretendía paliar la crisis del realismo social en la novela española. Se pretendía proponer una narrativa innovadora en lengua española que siguiese los modelos de la modernidad de la nueva novela (Proust, Joyce, Faulkner, “le Noveau roman” francesa...) y que tuviera resonancia internacional.

                                  Las características de esta nueva novela, que tendrá una amplia repercusión en todo el mundo cultural, son:

                 a) Renovación de las técnicas narrativas.

                 b) Fusión de lo fantástico y lo real (realismo mágico).

                c) Voluntad artística, con un gran interés por la forma.

                                  Los temas más frecuentes serán la soledad del ser humano y su incomunicación, lo ilógico, la sexualidad y la muerte.

   Los autores más destacados son:

          1) Ernesto Sábato, argentino. Sus obras más destacadas son El túnel, sobre la incomunicación y la angustia vital,  y Sobre héroes y tumbas, que es una   apocalíptica visión del mundo actual.

           2) Carlos Fuentes, mexicano. Su obra más famosa es La muerte de  Artemio Cruz, reconstrucción de la vida de un hombre y la traición a sus ideales de juventud, a partir de las últimas horas de su  vida.


                       Pero, sin lugar a dudas, los tres grandes novelistas de este período son los  siguientes:

            3) Julio Cortázar, argentino, escritor de novelas y cuentos. Es un experimentador del lenguaje y de la narrativa.  Rayuela  es su mejor novela y en ella el autor experimenta con  las convenciones del género novelístico, ya que su original composición admite varias formas de lectura, rompe con la secuencia lógica de la trama y los episodios, y desaparece el concepto tradicional de argumento. Presenta una gran cantidad de material narrativo dispuesto en secuencias con múltiples combinaciones. Otra experiencia narrativa fue La vuelta al día en ochenta mundos.

          4) Gabriel García Márquez, colombiano. Fue Nobel de Literatura en 1982. Es el novelista hispanoamericano más conocido. Sus primeras novelas fueron cortas, como El coronel no tiene quien le escriba. En alguna de ellas ya aparece Macondo, que es el mítico escenario de su novela más famosa, Cien años de soledad (1967). Esta obra narra a través de la saga de la familia Buendía, los cien años de la historia de Macondo, desde su fundación hasta su desaparición. El mayor logro de esta novela, aparte de la calidad del estilo, es la gran cantidad de fantasía y la  capacidad de contar sucesos. Además, combina magistralmente realismo e imaginación.

                       Otras obras importantes de García Márquez son El otoño del patriarca, novela sobre el viejo tema del dictador latinoamericano; Crónica de una muerte anunciada, novela breve basada en un suceso real de amor y venganza;  y El amor      en los tiempos de cólera, que recrea una larga historia de amor ( para una serie de críticos es la mejor novela de todos los tiempos escrita en español). García Márquez es el mejor representante del realismo mágico, de lo mítico y lo maravilloso; de la mezcla de fantasía y realidad.

           5) Mario Vargas Llosa, peruano. Obtuvo el Nobel de Literatura en el 2010. Tras su primera novela corta,  Los cachorros, escribe su primera novela larga de éxito,  La ciudad y los perros (1962), que narra la vida tensa y violenta de un grupo de adolescentes en el mundo cerrado y opresivo de un colegio militar en  Lima. Otras  obras destacadas son Pantaleón y las visitadoras,  sobre el “servicio” que prestaron una serie de prostitutas (“visitadoras”) al ejército peruano en los años 60 y que, según el autor, se basa en hechos reales; La guerra del fin del mundo, sobre un enfrentamiento ocurrido en Brasil entre el ejército y los campesinos; y La fiesta del Chivo, otra vuelta al mundo de las dictaduras latinoamericanas.


4. Los nuevos narradores desde la década de los 70.

                       Sin abandonar la línea de experimentación lingüística se percibe un regreso a fórmulas más realistas en las que cobran protagonismo los temas amorosos, el humor o el feminismo.

                       Los autores más destacados,  entre muchos otros, serían  la argentina Isabel Allende, que, con su novela La casa de los espíritus, retomó la línea del “boom” hispanoamericano y del realismo mágico; Laura Esquivel, mexicana, con su novela Como agua para chocolate; Manuel Puig, argentino, con Boquitas pintadas; Alfredo Bryce Echenique, peruano, con La vida exagerada de Martín Romaña;  y Antonio Skármeta, chileno, con El cartero de Neruda.


5. El cuento hispanoamericano

                                  El cuento evolucionó de forma parecida a la novela,  y a partir de 1940 experimentó una importante renovación, sobre todo, en el cuento fantástico.

   Hay que destacar sobre todo a Jorge Luis Borges y a Julio Cortázar.

1)                     El argentino Jorge Luis Borges busca explicación al sentido de la vida en la reiteración de algunos temas: el laberinto , la biblioteca, los dobles, la circularidad del tiempo, etc. En su estilo encontramos referencias a mitos clásicos, citas literarias reales o ficticias, alusiones históricas y filosóficas, paradojas, símbolos...La literatura es una respuesta al misterio del mundo: realidad y ficción como mezcla de caos y orden. En sus relatos se mezcla lo mítico, lo simbólico y lo misterioso. Sus cuentos se distinguen por su asombrosa erudición.

           Sus obras más destacados son Ficciones, que es  una colección de relatos; El Aleph, que recoge relatos sobre la inmortalidad y el tiempo.
 
2)                     Julio Cortázar parte en sus cuentos de que lo fantástico arranca de la vida cotidiana. Explora los límites de la realidad y habla sobre la monotonía de la vida cotidiana en sus cuentos, en los que aparecen la reflexión lingüística, el juego y el humor surrealista. Sus cuentos se agrupan en obras como Bestiario, Las armas secretas, o Historias de cronopios y famas, donde aparece el relato de “Instrucciones para subir una escalera”.

                       En los últimos años ha ganado terreno la tendencia al microrrelato, que combina la eliminación de adornos innecesarios junto a una base de narrativa sólida. Son relatos breves, con asuntos concretos referidos a la condición humana, abundancia de elipsis, importancia del título...


                       Los temas más frecuentes son la reescritura de temas clásicos y la reflexión existencial y humorística.

                       Los autores mas significativos de esta nueva corriente narrativa son Augusto Monterroso, que se ha distinguido por escribir un nuevo libro de fábulas, en el que el autor parodia a los fabulistas de la antigüedad,  La oveja negra y demás fábulas. Y Eduardo Galeano, con su trilogía Memoria del fuego, que es una sucesión de pequeños relatos (algunos de ellos en prosa poética) que cuenta la historia de América Latina desde la creación del mundo hasta nuestros días.